sábado, 22 de abril de 2017

5 reglas básicas

- Sólo debe haber un grupo de sombras y todas han de tener la misma dirección.

- Siempre que sea posible, alejamos el fondo del sujeto lo más posible dejándolo oscuro y pudiendo iluminarlo de forma independiente.

- Si una sombra no se puede evitar, debe considerarse parte de la composición.

- Las luces y los reflectores deben estar lo más cerca posible del sujeto, pero siempre fuera del encuadre.

- Siempre debe aparecer el reflejo especular en los ojos. 

Iluminación en el retrato

Dependiendo de la dirección de la luz tenemos:

Iluminación frontal: es aquella fuente de iluminación que se sitúa tras la cámara. Resalta los colores y el detalle pero tiende a aplanar las formas. Proyecta las sombras atrás del sujeto de modo que no aparecen en la foto. Es interesante elevarla de tal manera que se produzca una pequeña sombra bajo la nariz. 

Iluminación 3/4 delantera: alarga la sombra hacia un lado y nos permite ver iluminadas 3/4 partes de un rostro (la careta y una de las mejillas). Si nos ponemos al lado de la luz, veríamos toda la mejilla iluminada (aconsejable para rostros finos), mientras que si nos vamos al contrario de esta, a unos 90 grados de la misma, solo veríamos el perfil de la mejilla iluminada (aconsejable para rostros anchos). Es la más apropiada para sujetos con texturas interesantes o cuando interesa definir con precisión, rocas, manos, rostros arrugados,…

Iluminación lateral: es aquella que proviene de los laterales del sujeto. Da forma y textura al sujeto, iluminando solo un costado. En este caso marcaría mucho el contraste y volumen sobre la cara. Aconsejable utilizar una doble iluminación lateral.

Iluminación 3/4 trasera: sólo nos permite ver bien iluminada una de las mejillas. Muy interesante por las sombras que marca sobre el cuerpo. Para conseguirla, si venimos de una iluminación 3/4 delantera, sólo debemos cambiar nuestra posición y girar al modelo. 

Contraluz: sucede cuando la luz está situada tras el sujeto. Tiende a confundir las sombras, dibujando solo la silueta del sujeto. También proyecta sombras hacia la cámara, lo que da profundidad a la escena. Se suele utilizar como luz de perfilado, pero también se puede utilizar como luz principal colocando una de relleno suave delante.

Iluminación cenital: es la iluminación procedente de arriba. Es la aconsejable para imitar la luz natural y la artificial. Evita el efecto de que parezca que la persona está pegada en la fotografía. 

Iluminación negativa: es la iluminación procedente de abajo. Interesante para ciertos efectos. 

Modificadores de luz

- Luz de paraguas: Tenemos plateados, que reflejan la luz del flash y los blancos, que además la refractan. Ambos dan una luz suave, sobre todo el blanco, pero si se colocan cerca del flash generan una luz más dura que si se alejan el máximo. La luz del paraguas plateado genera sombras más interesantes. El problema que tienen es que pierden mucha luz porque la emiten en otras direcciones.

- Luz de ventana: Son más controlables que los paraguas. No pierden nada de luz. Dan una luz suave, aunque más plana que los paraguas.

- Grid o nido de abeja: Solo iluminan los haces de luz que van en línea recta. Es una luz puntual que sirve para crear manchas de color en los fondos con bordes difusos. 

- Snoot o cono: Concentra la luz en una zona puntual y panal de abeja, el cuál desecha los rayos de luz que no sean rectos y también es una luz muy puntual. 

- Reflector: Es la pantalla que se usa para rebotar o absorber luz. Una cartulina blanca, al igual que una tela blanca,… puede hacer las veces de receptor.

Existen otros muchos modificadores: la caja de luz, el beauty-dish...