sábado, 18 de marzo de 2017

La luz

Una de las propiedades de la luz más evidentes a simple vista es que se propaga en línea recta. Por este mismo hecho, existen las sombras, y debido a esto, en toda escena se distinguen 4 zonas: luces, sombras, zona de transferencia y reflejo especular (reflejo de la fuente de luz).

Podemos definir la zona de transferencia como la zona entre luces y sombras, entendiendo sombras como la zona más oscura de estas. El resto, ese gris que se va degradando hasta desaparecer, es la zona de transferencia. Dependiendo del tamaño de esta zona de transferencia podemos dividir la luz en luz dura y luz suave.

Cuando la luz encuentra un obstáculo en su camino choca contra la superficie de este y una parte es reflejada. En una superficie pulida, la luz se refleja con un ángulo inverso al de incidencia.

Cuando hablamos de luz en fotografía debemos distinguir 3 tipos de luz diferentes:

-Luz natural: la que viene del sol, cuya calidad depende de la hora, la época y el lugar. Por lo tanto, es una luz que cambia continuamente. Los momentos más interesantes son el amanecer (luz muy difusa, con nieblina, que da unos colores rosas, violetas,...) y el atardecer (luz sin nieblina con largas sombras con colores más saturados que el amanecer), siendo el menos interesante, el mediodía (aunque da colores muy saturados).

-Luz artificial o disponible: Cualquier tipo de luz artificial como velas, fluorescentes, farolas, bombillas, escaparates y hoy en día incluso la luz de los teléfonos móviles. Puede tanto iluminar como hacer juegos de luz. En muchos casos se consiguen imágenes evocadoras.

-Luz fotográfica: Puede ser continua (foco) o discontinua (flash).

No hay comentarios:

Publicar un comentario