viernes, 24 de marzo de 2017

Intensidad de la luz - Ley inversa del cuadrado

La luz presenta 3 propiedades físicas importantes para el fotógrafo: intensidad, longitud de onda o color, y ángulo de vibración o polarización.

La intensidad de la luz se refiere a la potencia de esta. Según la Ley inversa del cuadrado, la luz decrece el cuadrado de la distancia a la fuente de iluminación, es decir, un objeto recibe 4 veces menos luz al colocarlo al doble de la distancia de la fuente de iluminación. Esta ley funciona con toda fuente de iluminación que se disperse en todas direcciones, excepto el sol. Ahora podemos entender porque la luz desaparece tan rápido al alejarse de una hoguera, por ejemplo.

Al trabajar cerca de una fuente de luz, tendremos mucha potencia pero cualquier desplazamiento del objeto fotografiado o de la fuente de luz, hará variar mucho la exposición necesaria. Sin embargo, si nos alejamos del objeto, tendremos menos potencia pero conseguiremos una mayor región iluminada de una forma uniforme y al mismo tiempo, no se notará tanto cualquier movimiento que se produzca en la toma (a movimiento nos referimos con desplazamiento del objeto o de la fuente de luz después de haber tomado una medición).

En términos de exposición, esto significa que, al variar la distancia entre objeto y luz al doble, necesitariamos 4 veces más luz, por lo que, usando el diafragma o la ISO, y sabiendo que cada paso permite entrar el doble de luz, necesitaremos 2 pasos.  Por ejemplo, si la medición inicial nos daba f11, al poner la luz al doble de la distancia original, necesitaremos un f5.6 (2 pasos, doble de luz la diferencia entre cada uno, son 4 veces más luz). Lo mismo ocurriría acercando la luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario