miércoles, 29 de marzo de 2017

El flash de mano

El flash de mano es la fuente de luz más potente y ligera que tenemos, lo que es su mayor ventaja. Podemos llevar nuestra propia luz con nosotros.
Problemas:
El primer problema solucionado casi al instante por parte de la fotografía digital es el tema de no ver lo que estamos haciendo. Con la fotografía analógica debiamos esperar al laboratorio para saber el resultado de lo que habíamos hecho. Hoy en día, aunque no podemos verlo antes de disparar, si podemos hacerlo justo después. Por esto mismo, es mucho más sencillo aprender a controlar la luz fotográfica a través de la luz continua o foco.
Otro problema es el efecto de flash. Esa iluminación extraña, sin sombras, que parece y es totalmente irreal. En caso de combinarlo con luz natural, volvemos a ver este efecto al ver al personaje retratado como pegado en la fotografía.
El problema de los ojos rojos, aunque en este caso es mucho más común cuando se usa el flash integrado de la cámara (por lo cerca que se encuentra del objetivo).
Un último problema destacable es que el flash tiene una gran limitación que es que solo ilumina bien (en base a los valores seleccionados) a una distancia x. Más lejos o más cerca nos encontraremos con subexposición o sobreexposición, y lo mismo ocurrirá con el fondo (subexpuesto).
Veamos ahora las tres especificaciones del flash:
La potencia o intensidad del destello de luz que viene definida por el número guía (dedicaremos una entrada).
En caso de usarlo en forma manual, vendrá expresada en 1/1, la potencia total, y bajando siempre de mitad en mitad (1 paso de luz en cada caso): 1/2, 1/4,... hasta una potencia mínima que depende de cada flash en cuestión. En algunos casos esa potencia vendrá expresada en tercios de paso.
La cobertura: es el ángulo que abarca el haz de luz. Cuanto mayor sea, mayor tendrá que ser la potencia usada. Se expresa igual que la distancia focal, desde 24 mm hasta 85 ó 105,... dependiendo de cada flash en cuestión.
Algunos flashes traen un difusor integrado que podemos sacar y convertir el ángulo en un 14mm. Puede usarse para abarcar mucho espacio o para usarlo en distancias cortas y no quemar.
El tiempo de reciclado. Rapidez con la que se vuelve a estar disponible la potencia máxima del flash. En principio depende de cada flash, pero sobretodo, de la potencia y la cobertura que usemos en cada disparo.
 Modos de uso:
M: modo manual. En este caso decidimos potencia y cobertura manualmente.
AUTO: modo automático. En este caso el flash decide por si mismo la potencia y cobertura necesarias para iluminar la imagen.
TTL: modo TTL (through the lens, es decir, a través de la lente). En este caso es la cámara la que decide los parámetros a utilizar, por lo que tiene grandes ventajas sobre el AUTO: Tiene en cuenta la distancia focal, la ISO utilizada, asi como el diafragma. Al mismo tiempor, reconoce cualquier filtro colocado en el objetivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario